Índigo - Comprendiendo al Ser mediante el Árbol de la Vida Personal

Comprendiendo al Ser
Aula Virtual
1
2
3
Vaya al Contenido

AURA ÍNDIGO


Mente y Cuerpo
Las personalidades Índigo experimentan la vida a través de una profundidad interna que no se encuentra en otras personalidades. Estos individuos placenteros y calmados están conectados a su conocimiento interior, sabiduría o mente superior, que los guía hacia una larga búsqueda de la verdad.

Los Índigo tienen una necesidad interior de expresar su espiritualidad. Son considerados muy profundos en sus sentimientos y percepciones de la vida. Han venido al mundo como seres conscientes y ya desde niños se interesan por lo trascendental. No se les puede decir que hacer, pensar o creer. Su conocimiento interior les da toda la información necesaria, solo que a veces les cuesta expresarla en palabras.

Una personalidad Índigo tiene como motivación aprender y experimentar la vida como un ser divino, compasivo y lleno de amor. Tienen un alto sentido del honor y un sistema propio de valores y creencias. Nadie podrá decir que ellos viven o adoptan las ideas de otras personas o creencias globales. Su fuerza interior y sabiduría viene de su conexión directa con el espíritu. Ellos saben que todos los seres humanos están interconectados entre sí a través del amor y que la separación solo es aparente. Este conocimiento les hace más difícil entender por qué los humanos se tratan tan mal entre ellos y al planeta que los sustenta.

Tienen un entendimiento inherente y una especial conciencia acerca de la vida humana y las implicaciones universales. No necesitan hechos, estadísticas o información para convencerse de que la humanidad requiere un cambio de conciencia. Tampoco necesitan una razón para ayudar a los demás a crecer espiritualmente. Su misión en la vida consiste en despertar consciencias, despertar a la gente del sueño sombrío en el que todavía muchos permanecen.

Centrados, los Índigo tienen una energía y un poder para conducir a la humanidad hacia una nueva edad de consciencia y espiritualidad. En el pasado se les encontraba en organizaciones y grupos religiosos puesto que ese era el único método que había para practicar la espiritualidad y descubrir a Dios. Sin embargo, en la sociedad actual ya no es necesario para ellos formar parte de ninguno de estos grupos ya que no admiten exclusiones ni sectarismos espirituales de ningún tipo. Ellos proclaman la libertad de vivir la espiritualidad sin miedo ni restricciones.

Los Índigo incorporan tanto los aspectos femeninos como los masculinos. Esto les convierte en personas de apariencia sensible y delicada, cuando en realidad poseen una enorme fortaleza interior. Debido a su espiritualidad avanzada muchas personas tienden a verlos como personas introvertidas, solitarias, muy independientes y en ocasiones también algo raras y excéntricas.

En armonía los Índigo son conscientes, brillantes, creativos, inteligentes, con sentimientos profundos y fuertes intuiciones. Confían en la vida y se muestran más interesados en aprender acerca de los altos principios, que sobre la sociedad o las realidades físicas limitadas. Ninguna presión social podrá obligarles a seguir unas reglas que no les agraden.

Los Índigo integran inteligencia con entendimiento y consciencia. Son brillantes respecto a sus percepciones sobre la humanidad y el universo. Nacen conscientes de su naturaleza divina. Su mirada interna y su consciencia parecen venir de una fuente superior de la que proviene el intelecto.

Los Índigo son pensadores claros que procesan la vida más a través de sus intuiciones y entendimiento superior, que de su mente racional. Con frecuencia son poco ortodoxos y sus conceptos basados en la intuición y el conocimiento interno resultan poco familiares y extraños para otras personalidades.

Son también sensibles en sus cuerpos físicos. Para muchos de ellos una intensa actividad física tanto en el trabajo como en lo recreativo es demasiado áspera y molesta. Prefieren lo suave y equilibrado. Sus actividades favoritas podrían ser caminar, correr, nadar, ir en bicicleta o ejercicios de yoga y meditación. Por otro lado, tienen la necesidad de expresar su creatividad y lo suelen hacer a través del dibujo, la pintura, la escritura u otras actividades artísticas.

Debido a que los Índigo tienen muy desarrollada su intuición, algunos de ellos son capaces de sentir y detectar energías e incluso seres que habitan en otras dimensiones. Su alto nivel de vibración les permite conectar y moverse por otros planos de existencia o realidades superiores.

Su transparencia e inocencia les hace extremadamente sinceros. Necesitan vivir su vida de acuerdo a sus más altos principios. Ellos saben que somos seres divinos dentro de un gran plan. La vida tiene un significado y nosotros somos co-creadores de nuestra propia realidad. Son honestos e independientes, también son muy compasivos y aceptan a los demás.

Debido a su alta sensibilidad, ellos necesitan estar en un entorno pacífico y armonioso tanto en el trabajo como en casa. Si los Índigo no siguen su propio camino se sentirán frustrados, se volverán ansiosos e incluso pueden llegar a caer en una depresión. En desequilibrio pueden cerrarse emocionalmente, alejarse por completo de la sociedad y crear barreras infranqueables a su alrededor. Pueden también volverse muy conservadores (de mente cerrada), de pensamiento rígido y sin habilidad para expresar sus sentimientos y verdad interior. En desarmonía pueden ser personas muy tristes y amargadas.

Si se sienten atrapados por las reglas que impone la sociedad, familia o grupo con en el que conviven, no buscarán comprometerse, sino que tratarán de alejarse físicamente, o bien creando paredes emocionales a su alrededor con el fin de evitar tener mucho contacto con el exterior. Si no encuentran el modo de expresarse a sí mismos con libertad, pueden volverse personas muy ermitañas e introvertidas.

En desarmonía pueden sentirse desorientados y asustados. Si no conectan con su intuición y conocimiento interior no podrán entender la vida. Algunos Índigo caen en la drogadicción o el alcoholismo con el fin de tratar de ocultar su confusión y voces internas.

El estado actual del planeta les dificulta entender las cosas, les confunde. Están plagados de preguntas como: “Si somos seres divinos, si todo está interconectado, ¿cómo podemos ser tan brutales y violentos los unos con los otros?, ¿Cómo puede la humanidad ser tan insensible y superficial?”

Cuando no están centrados, su sensibilidad y sentimientos profundos les trae problemas para ajustarse al mundo que les rodea. Se sienten incomprendidos, aislados, como si ellos fueran de otro planeta. Su sensibilidad física y emocional les causa aislamiento.

Necesitan conectarse a su consciencia interior. Si confían en su fuerte intuición recuperarán el equilibrio, la armonía y entenderán la vida, la realidad de las cosas y el gran Plan del cual todos formamos parte.
 
 
Vida Social
La sociedad y los Índigo no encajan demasiado. En armonía no siguen las reglas impuestas o predeterminadas y en desarmonía tienden a aislarse. Ellos ya tienen un conocimiento interno sobre lo que tienen que hacer, no necesitan que nadie les diga lo que está bien y lo que está mal, lo que es correcto y lo que no, o en qué consiste ser un “hombre de provecho”. Su provecho está en conectar con la espiritualidad y descubrir la verdad última, no en perseguir ambiciones materiales o poder.

Ellos avanzan en el pensamiento espiritual y su lealtad a sus sentimientos internos es lo que les crea ciertas dificultades para adaptarse a lo convencionalmente establecido. A menudo tienden a apartarse de la sociedad porque no se sienten comprendidos.

Tienen que aprender a vivir y funcionar de acuerdo a la sociedad, pero sin perder su espacio y concepción de la vida. Son inteligentes y encontrarán caminos para expresarse de manera creativa y que ello genere una influencia positiva en las personas.

Sin fuerza pueden sucumbir a las pautas preestablecidas y negar o suprimir su conocimiento y verdad interior. En tal caso se volverán introvertidos y se ocultarán tras una actitud conservadora, rígida y dura. También pueden elegir vivir su espiritualidad dentro de organizaciones o grupos religiosos y de este modo, al ser algo convencional y aceptado, evitarán una confrontación o rechazo por parte de la sociedad.

En cualquier caso los Índigo no son personas demasiado sociables. Cuando se encuentran en círculos de confianza con quienes se sienten cómodos y seguros, pueden ser muy habladores y divertidos, pero cuando no existe este nivel de confianza se muestran más bien serios y callados. Son muy empáticos y les afectan los problemas de la gente. Tanto es así que deben tener mucho cuidado con quien se relacionan e interactúan.

Los Índigo tienen unos pocos amigos cercanos, solo aquellos en quienes pueden confiar. Se alejan de las personalidades demasiado temperamentales que están dispuestas a discutir por cualquier cosa. Evitarán la confrontación siempre que les sea posible y preferirán relacionarse con gente abierta, de trato fácil, amorosa y espiritual.

 
Relaciones en intimidad
Los Índigo necesitan emparejarse con alguien que les entienda y que les permite mantener su independencia y curiosidad. Les cuesta elegir una pareja de larga duración, pero una vez se deciden la tendrán por su compañero del alma y le serán siempre leales.

Necesitan estar con parejas que puedan entender su mundo interior y avanzado camino espiritual. Ellos son compañeros amables, nobles, respetuosos y duraderos, y además de pareja pueden ser a los mejores amigos. Generalmente integran las cualidades femeninas y masculinas al mismo tiempo ofreciendo una apariencia delicada, pero tras la que se esconde una fuerte personalidad.

Son también grandes amantes. Una vez se sienten seguros y han bajado la guardia pueden ser muy apasionados y fogosos. Muchos Índigo no tienen reglas fijas respecto a la sexualidad. Ésta no es para ellos ni femenina ni masculina sino una unión entre dos seres espirituales.

Se entienden bien con los Violeta y Blanco pues comparten el lado espiritual. Pero también dan confianza e inspiran a otras personalidades interesadas en potenciar o desarrollar esos aspectos más latentes como son principalmente los Verde y Azul.

Los tipos de personalidad dominadas por energías más físicas como los Rojo y Naranja, suelen ser demasiado rudas y mentalmente cerradas como para tener una saludable y amorosa relación con los Índigo. Los Amarillo y los Índigo lo pasan muy bien juntos jugando, riendo y divirtiéndose. Las personalidades Verde pueden entender y tratar con la claridad mental de los Índigo. Los Amarillo Profundo y los Verde Profundo no suelen en cambio compartir su visión de la vida puesto que están más orientados a la realidad física y tangible de las cosas y no acaban de conectar con el lado etéreo y profundidad espiritual de los Índigo.

 
Trabajo
Son intelectuales, pero también incorporan la sensibilidad y la consciencia. Debido a que ellos sienten más que los demás, a menudo están dispuestos a trabajar o colaborar en ong’s o en causas solidarias y altruistas. Son personalidades leales. Ellos nunca mentirán, hablarán de más o robarán. Sus amigos o empleados pueden contar con ellos. Su confianza y amistad les creará muchas oportunidades.
 
Pueden resolver sus problemas cuando confían en sus sentidos internos. Siempre tendrán la respuesta correcta si miran en su interior. Son muy felices cuando pueden dedicarse a ayudar a otras personas a encontrar su propio camino.

Sus cuerpos no están acostumbrados a soportar grandes cargas de trabajo físico, no es esa su naturaleza y tampoco han venido al mundo para eso. Sirven mejor en tareas de carácter mental, organizativo, de gestión…, y a menudo se les encuentra también en ocupaciones sociales o artísticas. Ellos buscan ayudar y apoyar a la sociedad, difundir su conocimiento interno y contribuir en hacer de este mundo un lugar mejor.

Prefieren trabajos en los que puedan tener libertad para expresarse de muy variadas formas. Su trabajo debe estar en armonía con sus creencias espirituales y su percepción de la vida. Disfrutan mucho más de los trabajos de servicio que de los productivos o especulativos. Debido a que están muy conectados a la energía universal, ellos pueden ser también muy buenos terapeutas, médicos, sanadores, consejeros y guías espirituales.

Las ocupaciones típicas del Índigo son: escritor, trabajador social, gestor administrativo, servicios médicos, docente, psicólogo, terapeuta, consejero espiritual, profesor de yoga, meditación…
 
 
Salud, Bienestar y Crecimiento
Los Índigo para sentirse bien necesitan conectar con su interior, con su creatividad, con sus sentimientos profundos y con su mente holística e intuitiva. Para permanecer en armonía tienen que confiar más en su guía interior que en lo que la sociedad dicta o establece como razonable y normal. Si sienten, viven y expresan adecuadamente su ideología, creencias y pensamientos internos, irradiarán paz, amor y entendimiento allí donde estén.

Necesitan crear un entorno que les permita encontrar su centro, su paz interior. El mundo real es demasiado estruendoso, competitivo e insensible para estas personalidades.

Estando en armonía no tendrán problemas para recargar sus baterías de energía. Ellos saben que forman parte de un vasto sistema de energía universal al que mientras conserven la paz, estarán permanentemente conectados y recibirán el flujo de energía vital necesaria. Tienen la habilidad única de recargarse y curarse a sí mismos intuitivamente desde el interior hacia el exterior.

Necesitan estar en contacto con su Misión y su visión de la vida. Necesitan entender que la vida tiene un significado y que son parte de una entidad mucho mayor. El yoga y la meditación son herramientas importantes para recuperar su armonía, equilibrio y fuerza. Recibirán todas las respuestas a sus preguntas simplemente acudiendo a su guía interior o mente superior.



Para una información más personalizada,

descubre tu



Regreso al contenido